Entrevistamos a Juan Luis Casillas de Casillas Piel

Entrevistamos a Juan Luis Casillas de Casillas Piel,  el cual recibió recientemente la primera Carta de Maestro Artesano concedida a un Marroquinero, os dejamos con la entrevista de nuestras habituales tres preguntas que no os podéis perder. Enhorabuena Juan Luis.

¿ Como empezaste en el mundo de la artesanía en piel?
Empezamos como aprendices, como todo el mundo en aquella época. Se estilaba por entonces empezar en esto sin recibir salario o apenas unas pesetas, recuerdo que mi primer sueldo fueron 300 pesetas al mes, tres billetes marrones de 100 pesetas con la efigie de Manuel de Falla, para la juventud que nos lea serian 1,80 Euros de hoy!!!!.

Lo normal era empezar de “mandaero” o chico de los recados para que se me entienda fuera de Ubrique, este no fue mi caso ya que yo empecé directamente ayudando y aprendiendo de la mano de Maestros Artesanos marroquineros. Más tarde sí pasé por la etapa de los recados y la ayuda en el taller a las labores que ello conlleva. Los años 80 fueron muy duros en Ubrique, por aquellos entonces las grandes marcas no estaban tan introducidas en el pueblo como lo están hoy, no se fabricaba a tantas aunque si en grandes cantidades a algunas como Cartier o Dunhill. Lo que si había era una ingente demanda de articulo de nivel alto, medio y bajo pero para consumo nacional, a tener en cuenta que en aquella época la importación desde Asia tal cual la conocemos hoy día no existía. Hubo pues momentos de súper producción aquí en nuestro pueblo, eso hizo que muchos aprendices de entonces comenzásemos en una época donde la oferta de trabajo era bestial y el caldo de cultivo propicio para iniciarse en este bonito oficio.

¿Crees que la situación actual, es propicia para este tipo de profesión?

Siempre, claro que si, ten en cuenta que las grandes marcas internacionales de marroquinería necesitan y van a necesitar de maestros artesanos que sepan tratar la piel confeccionando sus productos a los altos estándares de calidad por ellos requeridos.

Según mi humilde punto de vista, ante la actual situación de globalización en la fabricación y de crisis económica y financiera en España, nuestra profesión tiene una muy buena salida por la vía de la exportación. La crisis en España nos ahoga pero a la vez nos hace abrir la mente y buscar nuevos mercados, ya sabemos que según la simbología China la palabra “crisis” se compone de dos signos, “peligro y oportunidad”. Siempre ha ocurrido en nuestro pueblo que durante los periodos de crisis nacionales aquí hemos tenido trabajo gracias a Dios, todos decimos y todos los que nos visitan y pasean por la Avenida de España reconocen que Ubrique es una “isla” en medio de esta crisis, un “oasis en medio del desierto”. Ello es debido al gran nivel de internacionalización que nuestro producto a adquirido, merito de todos nosotros, de una parte los empresarios Ubriqueños que han luchado arduamente por recuperar las marcas que se habían ido del pueblo y de los emprendedores que han innovado e internacionalizado sus artículos, y de otra parte nuestros artesanos y artesanas que ponen todo lo mejor de ellos mismo y sus conocimientos al servicio de este bien común y propio que es NUESTRA marroquinería.

¿Cómo ves el futuro de la marroquinería y de la artesanía en general?

Llegados a este punto tengo sentimientos encontrados, por una parte auguro un magnifico futuro para la marroquinería artesanal Ubriqueña y por otra miro hacia los lados y no veo aprendices, no a aquellos que como antaño empezábamos desde cero y terminábamos haciendo un bolso o un “coyote” (cartera de señora) casi con los ojos cerrados. Ahora se estila más el trabajo en serie o en cadena, muchos de los chicos o chicas que aprende lo hacen en labores auxiliares sin un conocimiento global y pleno del proceso de manufacturación. Nuestros Oficiales y Maestros Artesanos son la mayoría de mi edad o mayores, de 40 años hacia arriba, esto según mi opinión deberíamos solucionarlo o poco a poco este noble oficio herencia de nuestros mayores y antepasados se irá perdiendo. No puede ser que un crio solo sepa montar forros o lujar y pintar correas, debería ser instruido en la total capacidad de producción de un artículo, para esto el empleador necesita de ayudas. Antes se aprendía de gratis, hoy día esto sería imposible dado el status social actual. Dicho lo cual y para promover el aprendizaje el empleador debiera ser ayudado económicamente por las instituciones competentes o deberían crearse escuelas taller de marroquinería, o yendo más allá mediante la creación de un Ciclo formativo en Ubrique de Marroquinería, ¿porque no? ¿No lo hay de Mecánica o de Secretariado? Porque no debiera haberlo de Marroquinería, un sector, el artesano que atesora unos 2.500 talleres en toda Andalucía y unos 10.000 empleos no puede ningunearse, y mucho menos un subsector como el marroquinero concentrado en la Sierra de Cádiz y por ende en Ubrique que atesora casi la mitad de todos estos empleos en Andalucía. Hay que pelear para que este noble oficio nunca se pierda y sea el futuro de las nuevas generaciones que quieran o se vean abocados a continuarlo, mejor gastar dinero público en esto que es el futuro de un pueblo entero que no en vaguedades, intangibles seminarios, enchufes políticos, empresas publicas sin sentido, corruptelas, etc., etc.

Confió en la capacidad de mis paisanos, en el espirito emprendedor que siempre ha caracterizado a los empresarios de nuestro pueblo, en la capacitación y bien hacer de todos nuestros Maestros Artesanos que aportan la sangre a las venas de nuestro pueblo y en la unión de todos para continuar haciendo un Ubrique cada vez más grande y conocido allende nuestras fronteras.

Por último compartir con todos los Maestros Artesanos de nuestro pueblo el nombramiento recibido de manos de la Junta de Andalucía, es un honor haber sido el primer Ubriqueño en recibirlo pero todos y cada uno de los marroquineros de nuestro pueblo lo merecen, los presentes y los ausentes, a ellos va dedicado.

Share Button